Koldo Lpz de Robles

Cuando parecía que la actividad de Paturpat se había consolidado y empezaba a progresar, la crisis del Covid-19 ha echado por la borda todos sus planes de crecimiento. “La primera quincena de marzo terminamos con cifras récord en volumen y facturación, por lo que todo nos hacía pensar que a finales de mes alcanzaríamos los 500.000kg de venta. Previendo este aumento introdujimos un turno nocturno de limpieza y consolidamos varios puestos de trabajo con nuevas contrataciones”, asegura Koldo López de Robles, gerente de la cooperativa. Sin embargo, “con la llegada del cese de la actividad el canal de colectividades anuló los pedidos realizados y solo nos quedó una actividad residual del 10-15% a través del resto de canales”. Por ello, y tras permanecer casi parados durante dos semanas, el resultado final de marzo ha sido la venta de menos de 300.000kg.

Ante este escenario la cooperativa se hubiera visto obligada a presentar un ERTE, pero ha conseguido evitarlo gracias a la derivación de trabajos que ha hecho Udapa a Paturpat. “En estos momentos no sentimos pánico pero sí una honda preocupación por la parálisis generalizada del mercado. Aun así, desde Paturpat seguimos trabajando para ir adecuándonos poco a poco al escenario que llegará el “día después” en el que paulatinamente se vaya recuperando la actividad y la marcha económica del país,” comenta el gerente.